Presentación de la campaña

El derecho a la alimentación es el derecho a tener acceso, individual o colectivamente, de manera regular y permanente, a una alimentación cuantitativa y cualitativamente adecuada y suficiente, así como a los medios necesarios para producirla, de forma que se corresponda con las tradiciones culturales de cada población y que garantice una vida física y psíquica satisfactoria y digna. Según la Organización para la Agricultura y la Alimentación, la FAO, en 2009 había en el mundo 1.020 millones de personas hambrientas y aproximadamente otros 2.000 millones padecen lo que se conoce como “hambre oculta”, es decir, carencias severas de micronutrientes que dificultan el desarrollo de sus capacidades y funciones vitales.

La campaña “Derecho a la alimentación. Urgente”, apoyada por Ongawa y Prosalus, propone:

  1. Efectividad del derecho a la alimentación en el marco de una política de soberanía alimentaria
  2. Respeto, protección y garantía del derecho a la alimentación como derecho humano fundamental
  3. Revisión de políticas públicas y dotación de suficientes recursos para garantizar la efectividad del derecho a la alimentación
  4. Las políticas o acuerdos suscritos por la comunidad internacional deben respetar el derecho a la alimentación