Combatir la malnutrición desde el conjunto de las cadenas de valor agrícolas

Es necesario que los sistemas alimentarios proporcionen alimentos más nutritivos a las poblaciones para poder hacer frente a la malnutrición
Gráfico de nutrition sensitive agriculture

El segundo Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) desafía al mundo para alcanzar la seguridad alimentaria y mejorar la nutrición para 2030. Sin embargo, la inseguridad alimentaria y las deficiencias de micronutrientes siguen siendo muy altas y las tasas de sobrepeso y obesidad están aumentando en todo el mundo. La cuestión no es solo cómo producir más calorías para aliviar completamente la inseguridad alimentaria sino cómo proporcionar una canasta de alimentos más saludable de una manera rentable y ambientalmente sostenible.

De esta manera, en un estudio publicado por el IFPRI, se propone la mejora de las cadenas de valor de los alimentos ricos en micronutrientes como método para proporcionar alimentos más nutritivos a las poblaciones. En concreto, desarrollan un modelo simple, dónde se reflejan los precios de los alimentos, los costos de transacción, los ingresos del consumidor y las preferencias de alimentos,  que permite describir cómo surge la triple carga de la malnutrición, que es la coexistencia de deficiencia calórica, deficiencia de micronutrientes y sobrenutrición o niveles crecientes de sobrepeso y obesidad. Y se describen desde la perspectiva del consumidor tres clases de intervenciones para reducir la desnutrición.

  • En primer lugar, puesto que los países se encuentran cada vez más expuestos a alimentos no saludables, se propone una intervención para concienciar y poder cambiar los hábitos de la población a la hora de elegir los alimentos que consumen. Así, la comunicación para el cambio de comportamiento puede ser una buena forma para incidir en la salud y alimentación de las personas. Este método se usó en Etiopia y se asoció con mejoras en las prácticas de alimentación de bebes y niños pequeños.
  • En segundo lugar, se propone mejorar el etiquetado de los alimentos envasados, con la intención de que las personas puedan identificar y seleccionar alimentos más nutritivos.
  • En tercer lugar, se proponen intervenciones que pueden reducir los costos de transacción, como el uso de tecnología mejorada de la cadena de frío con la intención de cambiar los incentivos de los agricultores y hacer posible el cultivo de más frutas y verduras que de otra manera se estropearían de camino al mercado.

Para que las intervenciones que se proponen de la cadena de valor tengan un impacto sostenible en los resultados nutricionales, el sector privado debe estar implicado en todo momento. Los actores privados en las cadenas de valor agrícolas van desde grandes corporaciones multinacionales hasta individuos que transportan, almacenan, agregan valor o venden alimentos. Y su motivación para involucrarse será mayor si las ganancias se pueden alinear con los resultados nutricionales.