Eliminación de las grasas trans en las cadenas de alimentación globales

La OMS propone seis acciones estratégicas para eliminar las grasas trans de la producción industrial de alimentos
Imagen de alimentos que suelen contener gran cantidad de grasas trans

La Organización Mundial de la Salud ha publicado una guía llamada REPLACE, donde propone 6 pasos para poder eliminar los ácidos grasos trans de producción industrial del suministro mundial de alimentos.
La eliminación de estas grasas es esencial para proteger la salud de los ciudadanos ya que producen graves problemas de salud al  aumentar los niveles de colesterol LDL, (considerado el colesterol malo) y reducir los niveles del colesterol HDL (que se considera el bueno), y es que tener niveles altos de LDL junto con niveles bajos de HDL puede provocar que se acumule colesterol en las arterias; esto incrementa las probabilidades de presentar una cardiopatía o un accidente cerebrovascular. La OMS estima que cada año la ingesta de grasas trans causa más de 500.000 muertes por enfermedades cardiovasculares.
Las grasas trans se encuentran en los productos de origen vegetal, como la margarina, y también están presentes en los alimentos horneados y fritos. Los productores de alimentos utilizan estas grasas ya que tienen un tiempo de conservación elevada en comparación con otros tipos de grasas. Sin embargo, existen alternativas más saludables que pueden usarse en sustitución de estas grasas sin que se vea afectado ni el coste ni el sabor de los alimentos.

Las 6 acciones estratégicas para garantizar la eliminación inmediata, completa y sostenible de las grasas trans producidas industrialmente del suministro de alimentos son:

  • Evaluación de las fuentes dietéticas de grasas trans de producción industrial y de los cambios de política necesarios.
  • Fomento de la sustitución de las grasas trans de producción industrial por grasas y aceites más saludables.
  • Legislación o aprobación de medidas reguladoras para eliminar las grasas trans de producción industrial.
  • Evaluación y seguimiento del contenido de grasas trans en los alimentos y de los cambios del consumo de grasas trans por la población.
  • Concienciación de los planificadores de políticas, los productores, los proveedores y la población sobre los efectos negativos de las grasas trans en la salud.
  • Obligación de cumplimiento de las políticas y regulaciones.

Ya existen algunos países que han puesto en marcha procesos de eliminación de las grasas trans de la producción industrial mediante la imposición de límites legales a la cantidad de este tipo de grasas que pueden contener alimentos envasados. Algunos gobiernos han puesto prohibiciones a nivel nacional para los aceites parcialmente hidrogenados que son la principal fuente de grasas trans de producción industrial.

Dinamarca fue el primer país en poner restricciones orientadas a disminuir las grasas trans. Además, hay otros países que están empezando a sustituir y eliminar las grasas trans de los alimentos. En Irán se utilizan grandes cantidades de aceite de cocina; para reducir las grasas trans utilizan una tecnología que es el fraccionamiento del aceite vegetal que cambia la naturaleza de los ácidos grasos mediante la separación controlada del aceite y las fracciones de grasa. Los cambios se introdujeron gradualmente y requirieron que las agencias gubernamentales, la sociedad civil y la industria trabajaran juntas.  Consiguieron que las grasas trans supusieran, en promedio, menos del 1% de los aceites líquidos y para freír.