La importancia de la investigación para la seguridad alimentaria en la Unión Europea

Un informe recoge las claves de la conferencia FOOD 2030 celebrada por la Comisión Europea en el Día Mundial de la Alimentación 2017
Detalle de la portada del informe FOOD 2030

Se ha publicado un informe sobre la conferencia "Aprovechando la investigación e innovación para FOOD 2030: Un diálogo de política científica" celebrada en Bruselas con motivo del Día Mundial de la Alimentación 2017. En esta conferencia se destacaron resultados exitosos de investigación e innovación relacionados con la seguridad alimentaria y nutricional que han surgido en Europa.
FOOD 2030 es un marco político de investigación y desarrollo de la UE que pretende crear sistemas agroalimentarios que puedan producir alimentos de forma sostenible y resiliente. La Expo Mundial 2015 en Milán inició la primera fase de FOOD 2030.

En el informe se resume la visión general de los principales puntos de la conferencia y los mensajes claves de los expertos que participaron, que dejaron constancia de que la investigación y la innovación tienen y tendrán cada vez un papel más primordial en nuestro futuro alimentario debido a la necesidad de adaptarse a los efectos del cambio climático, la urbanización, el crecimiento de la población y la escasez de recursos que afectan a la vida cotidiana de las personas.

La investigación y la innovación deben fortalecer políticas, y seleccionar aquellos actores con influencia. Se requieren además enfoques que conecten a los actores de redes de valor, formas de empoderar a los consumidores y productores en los sistemas alimentarios.  La seguridad alimentaria debe atender a toda la población, sin olvidar a los grupos más vulnerables.

La investigación social tiene un importante papel en la transformación de los sistemas alimentarios, por ejemplo las soluciones para reducir el desperdicio de alimentos. Los sistemas alimentarios basados en la economía circular, tienen que considerar todos los elementos de sistemas alimentarios, el uso de recursos, la distribución, la salud alimentaria o los valores éticos.

Garantizar la seguridad alimentaria en una coyuntura como la actual requiere la acción política y la participación de la sociedad civil, que implica una coordinación y  una toma de decisiones teniendo en cuenta siempre que la implementación de las medidas debe medirse a largo plazo.