Noticias

La malnutrición es un problema estructural que demanda una acción política decidida

El V Encuentro de la Alianza Contra el Hambre y la Malnutrición de España se celebró el 7 de noviembre en León bajo el título “Malnutrición: carencias, excesos y desequilibrios”

El encuentro reunió a representantes de algunas de las principales entidades sociales españolas para abordar esta problemática desde diferentes puntos de vista, coincidiendo en la necesidad de impulsar una importante transformación de los sistemas alimentarios actuales.

La médico nutricionista de Acción contra el hambre, Pilar Charle, abrió la jornada con una ponencia sobre la malnutrición y sus tipologías. Recalcó la importancia de que los Estados garanticen el derecho a la alimentación adecuada y abordó la paradoja de que en una misma sociedad conviven la desnutrición y la obesidad, como una doble carga de malnutrición.

La coordinadora del área técnica del Comité español de ACNUR, Karmele Sáez, recordó que en la actualidad existen 69 millones de desplazados en el mundo. El hambre es una de las principales causas de los movimientos forzosos de personas, además de los conflictos armados, el cambio climático y las restricciones de acceso al trabajo y a las tierras.

El director de la ONGD Prosalus, José María Medina, señaló que el hambre es un problema político y como tal ha de abordarse. Además, recordó que la malnutrición en todas sus formas es una lacra de la que no se escapa ningún país. Según Medina, es necesario construir un sistema alimentario inclusivo y sostenible, puesto que la malnutrición va en contra de la sostenibilidad. Los sistemas alimentarios actuales no están ayudando a acabar con la malnutrición, configurando un sistema alimentario global obesogénico. Se hace imprescindible una reforma profunda que contemple, entre otras cosas, la educación nutricional tanto en las escuelas como de los consumidores, la regulación de determinados productos ultraprocesados e insanos así como de su publicidad, y la revisión del sistema de precios, incentivos y fiscalidad para estimular una alimentación más sana.

La profesora del Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Santiago de Compostela, Mónica Pérez-Ríos, presentó un estudio llevado a cabo por su Departamento en el año 2014, en el que participaron 7.443 escolares entre 6-15 años de la Comunidad Autónoma de Galicia, según el cual el 16,4 % de estos escolares padece malnutrición, con variaciones por sexo y edad. La obesidad afecta al 14,8 %. Ante esta realidad, Pérez-Rios apuntó que deben promoverse medidas de prevención a edades tempranas y que es absolutamente necesario que estos estudios se realicen por comunidades autónomas, dadas sus distintas realidades, y se repitan para observar tendencias y evolución con unos plazos no superiores a los 5 años.

La última ponencia corrió a cargo de Arturo Angulo, coordinador adjunto de la oficina de la FAO en España, que se refirió a la importancia de la reciente Cumbre Parlamentaria Mundial contra el Hambre, que tuvo lugar en Madrid con el objetivo de consensuar medidas legislativas para alcanzar el ODS2: Hambre Cero. Angulo recalcó que el 11 % de la población del mundo pasa hambre a pesar de que la producción actual de alimentos en el mundo permitiría satisfacer con mucho las necesidades de toda la humanidad. Además, más de 2.000 millones sufren desequilibrios nutricionales y otros 2.000 millones padecen sobrepeso u obesidad, constituyendo la mayor pandemia del siglo XXI,  íntimamente vinculada con la pobreza, y una de las principales causas de riesgo de padecer enfermedades no transmisibles. El representante de la FAO destacó que nos encontramos en un momento de inflexión que hace necesaria la transformación de los sistemas alimentarios, cambios en los marcos legales y reformas en los sistemas de comercio, reforzar las campañas de sensibilización, la educación nutricional, promover la venta de alimentos frescos, regular los alimentos procesados, adecuar las políticas fiscales, restringir determinadas publicidades, fortalecer la salud preventiva y colaborar decididamente en el Decenio de Acción sobre la Nutrición en España promovido por Naciones Unidas.