Noticias

La precaución como principio frente al uso de “organismos genéticamente impulsados”

Un informe analiza los peligros del desarrollo de este tipo de organismos

El informe elaborado por ETC Group y The Heinrich Boell Foundation “Obligando a la granja. Cómo los organismos genéticamente impulsados podrían atrincherar la agricultura industrial y amenazar la soberanía alimentaria” (Forcing the Farm. How Gene Drive Organisms Could Entrench Industrial Agriculture and Threaten Food Sovereignty) reúne a más de 200 líderes y organizaciones representantes de agricultores y trabajadores de la industria alimentaria que se oponen al uso de los denominados gene drive organisms (GDOs) ya que afirman que pueden dañar los sistemas agrícolas y alimentarios.

Los biotecnólogos están empezando a desarrollar esta nueva técnica de ingeniería genética que provoca cambios genéticos artificiales a poblaciones completas de animales, insectos y plantas. A diferencia de los organismos genéticamente modificados (OMG/GMO), los GDOs se diseñan para diseminar la contaminación genética como una estrategia agrícola, por ejemplo propagar genes de "auto-extinción" para eliminar las plagas agrícolas.

En este informe se detallan diferentes técnicas que se están desarrollando para aplicarlos en la agricultura. El informe explica cómo los investigadores de los GDOs están evitando la visibilidad de su implementación en el sector agrícola mientras intentan enfocar el interés público en proyectos de conservación y salud de alto perfil. Según este trabajo, informes de reuniones secretas con el Comité de Defensa de Estados Unidos muestran que las empresas de agronegocios como Monsanto-Bayer y Cibus Bioscience parecen estar involucradas en el desarrollo de los GDOs.

En este informe se recogen una serie de datos sobre los GDOs:

  • Se están usando en moscas, insectos, gusanos y otras plagas para propagar la esterilidad como una alternativa biológica a los pesticidas.
  • Los investigadores están proponiendo su uso como una herramienta de mejora para aumentar la producción de carne.
  • Los GDOs de "auto-extinción" se están diseñando en ratas y ratones, así como en escarabajos que afectan el almacenamiento de granos.
  • Se han buscado patentes para implementarlos en las abejas y controlar los patrones de polinización utilizando haces de luz.
  • Se están realizando investigaciones para diseñar GDOs en especies de malezas comunes y hacerlas más susceptibles a herbicidas como el Roundup (herbicida elaborado por Monsanto, de los más vendidos en el mundo y que ha generado mucha controversia).

El Movimiento Mundial de la Alimentación y la Agricultura, del que forman parte expertos/as como Vandana Shiva, Olivier de Schutter, Hilal Ever, Jean Ziegler, Raj Patel o José Esquinas, tampoco está de acuerdo con que esta técnica se desarrolle ya que consideran que puede llevar a las especies a extinguirse y su uso es contrario a una agricultura sostenible y equitativa. Esta técnica puede alterar los sistemas ecológicos y las redes alimentarias, dañar la biodiversidad y erradicar especies necesarias para el ecosistema, como los polinizadores. Y además pone en riesgo las prácticas agroecológicas indígenas y campesinas y la forma de vida de millones de personas.

El desarrollo de esta técnica puede suponer el control corporativo sobre el sistema alimentario global socavando la soberanía alimentaria de agricultores y consumidores. El Movimiento Mundial de la Alimentación y la Agricultura considera que debe primar el principio de precaución para proteger la vida y por lo tanto instan a los gobiernos a hacer una evaluación tecnológica que sea participativa. Se oponen a los experimentos para probar organismos mutados que impliquen un riesgo riesgo.