Transformar el sistema alimentario para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible

La FAO ha elaborado un guía para ayudar a los países a impulsar la Agenda 2030
detalle de la portada del informe

La FAO ha publicado el informe Transformar la alimentación y la agricultura para alcanzar los ODS donde se recogen 20 acciones interconectadas para impulsar la transformación hacia una alimentación y una agricultura sostenibles basadas en la experiencia y el conocimiento técnico y colectivo que tiene la FAO.

La alimentación y la agricultura en las últimas décadas han mejorado de cara a cubrir las necesidades alimentarias de gran parte de la población, aunque este avance ha venido acompañado de consecuencias sociales y medioambientales: 815 millones de personas son víctimas del hambre, las migraciones han aumentado enormemente y las tradiciones culturales de las poblaciones rurales se ven amenazadas por una combinación de factores, como son tener un acceso limitado a la tierra y a los recursos y el creciente número de crisis, conflictos y desastres naturales, muchos de ellos consecuencia del cambio climático.

El futuro está marcado por la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que necesita una serie de acciones transformadoras que aborden las causas de la pobreza y el hambre adoptando principios de sostenibilidad. La alimentación y la agricultura pueden contribuir a lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). El informe señala que si apostamos por una agricultura sostenible tanto las generaciones presentes como las futuras serán capaces de alimentar a una población creciente. Además, no podemos olvidar que la agricultura, la ganadería, la acuicultura, la pesca y los bosques, es el sector que más personas emplea en el mundo, siendo en algunos países el mayor sector económico, y es la fuente principal de alimentos y de ingresos de un porcentaje muy alto de las personas que son vulnerables y viven en la pobreza. 

Debemos lograr un mundo en el que la alimentación sea accesible y apropiada para todos, donde los/as que nos alimentan tengan unas condiciones laborales decentes, trabajen a cambio de precios justos y puedan vivir en condiciones de seguridad alimentaria.  La FAO promueve un enfoque que acelera la transición hacia unos sistemas de alimentación y agricultura más sostenibles, que se basa en cinco principios que nivelan las dimensión social, económica y medio ambiental:  aumentar la productividad, el empleo y el valor añadido en los sistemas de alimentación; proteger e impulsar los recursos naturales; mejorar los medios de subsistencia y fomentar el crecimiento económico sostenible; potenciar la resiliencia de las personas, de las comunidades y de los ecosistemas; y adaptar la gobernanza a los nuevos retos.

De acuerdo con estos cinco principios esta guía propone 20 áreas de acción que recogen enfoques, prácticas, políticas y herramientas que interrelacionan varios ODS, que integran las tres dimensiones del desarrollo sostenible y que necesitan de a la participación y las alianzas entre los distintos actores:

  1. Facilitar el acceso a recursos productivos, a la financiación y a los servicios.
  2. Conectar a los pequeños agricultores con los mercados.
  3. Fomentar la diversificación de la producción y de los ingresos.
  4. Fomentar el conocimiento de los productores y desarrollar sus capacidades.
  5. Mejorar la salud del suelo y restaurar la tierra.
  6. Proteger el agua y gestionar la escasez.
  7. Fomentar la conservación de la biodiversidad y proteger las funciones de los ecosistemas.
  8. Reducir las pérdidas, fomentar la reutilización y el reciclaje, y promover el consumo sostenible.
  9. Empoderar a las personas y luchar contra la desigualdad.
  10. Fomentar unos derechos de tenencia seguros.
  11. Las herramientas de protección social como medio para aumentar la productividad y los ingresos.
  12. Mejorar la nutrición y fomentar dietas equilibradas.
  13. Prevención y protección contra desastres: fomentar la resiliencia.
  14. Prepararse y responder a los desastres.
  15. Hacer frente y adaptarse al cambio climático.
  16. Reforzar la resiliencia de los ecosistemas.
  17. Fomentar el diálogo sobre políticas y la coordinación.
  18. Reforzar los sistemas de innovación.
  19. Adaptar y mejorar las inversiones y la financiación.
  20. Fortalecer un entorno propicio y reformar el marco institucional.