Decenio de las Naciones Unidas de Acción sobre la Nutrición

Los organismos de Naciones Unidas en España organizaron una jornada para profundizar en los compromisos de este decenio
banner de la jornada sobre el decenio de acción sobre la nutrición

En abril de 2016 se inició el Decenio de las Naciones Unidas de Acción sobre la Nutrición (2016-2025) “que representa una oportunidad única para que las partes interesadas intensifiquen sus esfuerzos conjuntos para erradicar el hambre y evitar todas las formas de malnutrición en todo el mundo”, como señalan desde las Naciones Unidas.

Para analizar las características del decenio y su implementación en España, organismos de la ONU en España organizaron una jornada en el contexto de los compromisos derivados de la Agenda 2030, en especial, el ODS 2 –poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible- .

La jornada se organizó en torno a tres paneles en los que se analizó cómo se aborda el decenio desde las Administraciones públicas, cómo se puede impulsar la alimentación saludable y sostenible y, por último, cómo se integra la nutrición en el trabajo de los organismos de las Naciones Unidas en España.

Las personas participantes en los tres paneles destacaron que la nutrición está en el corazón de la Agenda 2030 porque se encuentra en el centro del desarrollo sostenible. La nutrición es un desafío vital que debe abordarse de forma urgente y una prioridad que debe trasladarse a la agenda política y a la acción concreta desde lo local a lo global, resaltando la importancia del papel de los municipios que ha quedado patente con la firma de muchos de ellos del Pacto de Milán.

Asimismo, se apuntó que más de la mitad de la población mundial tiene problemas de nutrición. Ningún país es inmune a la malnutrición en todos los grupos de población por lo que es necesario abordarla desde el retraso del crecimiento, la emaciación y la carencia de micronutrientes hasta el sobrepeso, la obesidad y el desarrollo de enfermedades no transmisibles relacionadas con la dieta, para lo cual se necesitan políticas locales, nacionales e internacionales que se traduzcan en compromisos específicos, medibles, relevantes, a tiempo determinado (los compromisos SMART, por sus siglas en inglés).

En opinión de los ponentes de los tres paneles, el decenio citado es una oportunidad de trabajar, conjunta y coordinadamente, tanto los entes públicos internacionales como nacionales y municipales para implementar la Agenda 2030, al tiempo que se abre un debate social en torno al sistema alimentario actual, a todas luces insostenible, que está provocando reiteradas crisis en la salud pública debido a la mala alimentación: el 44% de la población mundial no tiene acceso a alimentos saludables.