Noticias

Llamada al compromiso internacional frente a la crisis alimentaria

Cumbre Mundial sobre Seguridad Alimentaria 2022
Imagen de la Cumbre

El mundo se enfrenta a una crisis mundial de seguridad alimentaria con múltiples causas, entre ellas el cambio climático, la COVID-19 y los conflictos, incluida la guerra en curso no provocada de Rusia contra Ucrania.

En respuesta a esta creciente crisis mundial, en paralelo a la Asamblea General de Naciones Unidas, los Estados Unidos, la Unión Europea, la Unión Africana y España copresidieron el 20 de septiembre la Cumbre Mundial sobre Seguridad Alimentaria.

El Presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, señaló que la seguridad alimentaria es el principal desafío mundial actual. La crisis alimentaria mundial actual está siendo exacerbada por la guerra de Rusia contra Ucrania. La hambruna se avecina en muchas partes del mundo, y ahora es el momento de que todos nosotros traduzcamos nuestros compromisos políticos en acciones concretas.

En la Declaración de la Cumbre sobre Seguridad Alimentaria Mundial, los Gobiernos de España y Estados Unidos de América, la Unión Africana, la Unión Europea, Colombia, Alemania, Indonesia y Nigeria, frente al momento crítico en que se encuentran los sistemas alimentarios y la seguridad alimentaria mundial,  se comprometieron a  actuar con urgencia, en escala y en conjunto, para responder a las necesidades urgentes de seguridad alimentaria y nutrición de cientos de millones de personas en todo el mundo.

Más de 100 Estados miembros de las Naciones Unidas han respaldado la “Hoja de ruta para la seguridad alimentaria mundial - Llamado a la acción” en la cual se señalan los siguientes compromisos:

  • Donaciones financieras y en especie adicionales para asistencia humanitaria por parte de los Estados miembros de la ONU con recursos disponibles.
  • Todos los Estados miembros de las Naciones Unidas deben mantener abiertos sus mercados alimentarios y agropecuarios y evitar medidas restrictivas injustificadas, como prohibiciones a la exportación de alimentos o fertilizantes, que pueden aumentar la volatilidad de precios y amenazar la seguridad alimentaria y la nutrición a escala mundial.
  • Los Estados miembros de la ONU con recursos disponibles deben aumentar temporalmente la producción de fertilizantes a fin de compensar la escasez, apoyar las innovaciones en fertilizantes y promover métodos para maximizar la eficiencia de los fertilizantes, invertir en la diversificación de la producción sostenible de fertilizantes y aumentar el uso de residuos como fertilizantes para crear un suministro a largo plazo y la resiliencia de la cadena para este insumo clave.
  • Los Estados miembros de la ONU con recursos disponibles deben aumentar los esfuerzos para apoyar la transformación sostenible de la agricultura y los sistemas alimentarios para hacerlos más resistentes y disponibles para los pequeños agricultores.
  • Todos los Estados miembros de la ONU deben aumentar sus inversiones en investigación para desarrollar e implementar innovaciones agrarias basadas en la ciencia y resilientes al clima, incluidas las semillas, que contribuyan a construir sectores agrícolas y sistemas alimentarios sostenibles y resilientes.
  • Todos los Estados miembros de la ONU y las organizaciones regionales deben monitorear de cerca los mercados que afectan a los sistemas alimentarios, incluidos los mercados de futuros, para garantizar una transparencia total y compartir datos e información confiables y oportunos sobre la evolución del mercado alimentario mundial, especialmente a través de las organizaciones internacionales pertinentes.